Jura Pública del 20 de mayo de 2014
Aula Magna



Presidió: Decano, Prof. Dr. Sergio Provenzano
Orador:Prof. Dr. José M. Varaona
Autoridades presentes en el Estrado:
Prof. Adjunta Dpto. de Farmacología, Dra. Inés María Bignone
Prof. Adjunto Dpto. de Medicina, Dr. Guillermo Del Bosco
Doc. Autorizado Dr. Guillermo Maciá
Dr. Vinacur
Secretario General, Prof. Dr. Juan Alvarez Rodriguez
C
onsejero por el Claustro de Profesores, Prof. Dr. Ignacio Brusco

Abanderados:
Médico Matías Agustín DORMAN
Médica Jésica Stefanía CEPEDA PARGA
Médica María Emilia PADILLA

Escoltas:
Médica María Victoria RAMIREZ
Médica Antonella PELUSO
Médica Josefina LAFOURCADE


 
LINKS RELACIONADOS
› Página principal FMED
 
  › Títulos - Trámites
  › Novedades
  › Próximas Juras
  › Diplomas
  › Direcciones útiles
  › Texto de Juramento
 
 
 

Discurso pronunciado por el señor Prof. Adjunto del Departamento de Cirugía, Orientación Cirugía Plástica y Reparadora, Dr. José M. Varaona:

Sr. Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, Autoridades, Sres. Profesores, Egresados, Señoras y Señores:
En primer lugar deseo agradecer el alto honor que se me confiere en pronunciar este discurso en un momento, sin duda trascendental, en las vidas de aquellos que finalizan este ciclo de estudios. Los recibo en nombre de la comunidad médica como nuevos colegas del equipo de salud. Es un privilegio poderlo hacer.
Ustedes llegaron a esta alta casa de estudios con el convencimiento de ingresar a una Institución de renombre, inmensa por su significancia e historia, para ser preciso una de las mejores de América Latina y de reconocimiento mundial.
Comenzaron a transitar el camino con la alegría y esperanza que conlleva la búsqueda de un primer gran objetivo en la vida y un orgullo noble que acompaña a los que emprenden una causa justa.
Decidieron esto, algunos meditando seriamente al termino de sus estudios secundarios; otros quizás, mucho antes, en la infancia balbuceando su deseo de ser médicos. Sin embargo, no es necesaria esa precisión, pues seguramente en algún momento atravesó por sus corazones y mentes la convicción ferviente de brindar alivio al que sufre y poner toda su ciencia a mitigar el dolor de los demás.
Fundamentalmente por ello, son distintos y deben tener ciertas cosas en cuenta: en primer lugar, la humildad a la hora de trasmitir el conocimiento y curar, luego, la fortaleza al enfrentar la enfermedad y la muerte.
Habrá momentos de desazón, alguna vez por no haber podido cambiar el destino con lo que pudieron atesorar nuestro saber y hacer nuestras manos .Importa comprender que no habremos fracasado, solo habremos dado cuenta de nuestra dimensión humana, pudiendo aprender de nuestros errores y continuar buscando un futuro mejor para quienes requiera nuestra ayuda.
Cuando estén acompañados solamente por el silencio, reflexionando sobre sus vidas y sus desvelos, evoquen serenamente el recuerdo de estas aulas, de sus profesores, la mano ligeramente extendida de sus padres cuando partían a estudiar, a intentar ser lo que son.
Hoy estamos participando de un acto que en su solemnidad apela a nuestros sentimientos.
Con sinceridad, responsabilidad y convicción, jurarán este día ejercer la medicina con actitud de servicio. El acto de este juramento encierra un significado que trasciende los hechos de la vida cotidiana. Marca la entrada formal en la profesión, implicando asumir todas las obligaciones y ejercer los derechos que la sociedad confiere.
Acompañando a Ustedes, sustentando su quehacer en largos años, están hoy aquí sus seres queridos, que ven coronado su esfuerzo y su tesón.
Hacia Ellos, deseo expresar palabras de reconocimiento, como así también hacia aquellos que hoy no han podido estar físicamente presentes.
En ambos casos los une el haberles brindado apoyo incondicional en los momentos de flaqueza o dificultad y el compartir, a veces en silencio, alegrías y desventuras.
Colegas, la vida que enfrentan, de aquí en adelante, no será fácil. Deberán aplicar todo lo que les ha sido enseñado, no solo desde el punto de vista académico, sino también humano, haciendo específica referencia en esto último a la capacidad de escuchar y alentar.
Deberán mantener siempre sus valores morales, ejercer su profesión con conciencia y dignidad, no ceder ante presiones económicas, respetar el valor de la vida desde el mismo momento de la concepción, ser capaces de acompañar a los demás en una muerte digna y no dejarse vencer por la desesperanza de no poder hacer lo que juzgan correcto.
Cualquiera sea el medio en que les toque desarrollar su profesión, traten de privilegiar el querer lo que hacen, hallarán la recompensa en Ustedes mismos.
Busquen pacientemente el saber. Compartan conocimientos y experiencias a través de la docencia, y de ser factible, incorporen a su quehacer la investigación, base de todo progreso científico.
Procuren conocer la verdad con método, pues como decía Claude Bernard “el que no sabe lo que busca, jamás encuentra”
No ignoren el pasado, reverencien a sus Maestros, imbriquen los conocimientos clínicos-semiológicos de Ellos aprendido con los modernos elementos complementarios de diagnóstico. Comprendan que Ustedes son un puente, no un fin.
Recuerden que esta Facultad se halla abierta a sus inquietudes y será bueno el día de mañana verlos crecer a través de la presentación de una Tesis de Doctorado, Carrera Docente o de Especialista Universitario. Esta Casa, estos muros, son de Ustedes y serán siempre bienvenidos.
JÓVENES COLEGAS, HOY DEJAN DE SER ESTUDIANTES PARA TRANSFORMARSE EN PROFESIONALES DE LA SALUD.NUESTROS MEJORES DESEOS.
Este no debe ser un adiós sino, hasta siempre.
CONGRATULACIONES!