Jura Pública del 15 de abril de 2014
Aula Magna



Presidió: Vicedecano, Prof. Dr. Ricardo Gelpi
Orador:: Prof. Tit. Dr. Luis María Auge
Autoridades presentes en el Estrado:
Prof. Adj. Dr. Ruben Pascual Valdez
Prof. Adj. Dr. Pedro Politi
Prof. Adj. Dr. Mario Eduardo Sember
Directora De Enfermería, Lic. Irene Simeoni
Directora De Nutrición, Lic. Laura López
Director De Kinesiología, Lic. Pablo La Spina
Directora De Fononaudiología, Lic. Ana María Gesualdo
Directora De Bioimágenes, Lic. Claudia Torrecillas

Abanderados:
Médica Ingrid Soledad FEIJOO
Médica Mariana CERETTI
Médica Patricia Graciela HAVLICEK

Escoltas:
Médica María Mercedes BERTUZZI
Médica Miranda Lucía RUIZ
Médica Dalila AYUP

 
LINKS RELACIONADOS
› Página principal FMED
 
  › Títulos - Trámites
  › Novedades
  › Próximas Juras
  › Diplomas
  › Direcciones útiles
  › Texto de Juramento
 
 
 

Discurso pronunciado por Profesor Titular del Departamento de Tocoginecología Dr. Luis María Auge:

Sr. Decano de la Facultad , Autoridades de esta Casa , Profesores, Colegas , Jóvenes egresados, Sras y Sres. :
Es para mí un gran honor compartir con ustedes este acto de graduación y ser el encargado en nombre de la comunidad médica, de recibirlos como nuevos colegas integrantes del equipo de salud. Lo hago con verdadera alegría y con gran esperanza, que se funda en la fuerza de vuestra juventud, que ha de sumarse a la noble tarea de servir a la salud física y psíquica de nuestros semejantes.
Hoy es para ustedes un día muy especial, ya que al recibirse, culminan formalmente una de las mejores etapas de sus vidas, la de estudiante, para pasar a asumir la responsabilidades propias del ejercicio de nuestra profesión Tengo muy presente en mi memoria, un día como hoy de hace 42 años, cuando sentado donde están hoy ustedes y en compañía de mi familia y amigos, hice el Juramente que ustedes en unos minutos van a realizar.
Con el tiempo me di cuenta que fue unos de los días mas importantes de mi vida ya que con gran convicción, con absoluta sinceridad, con toda responsabilidad y con autentica ilusión, jure ese día ejercer la medicina con actitud de servicio a los demás, tratando de cumplir ese viejo dicho que dice que los médicos podemos: curar en algunas ocasiones, acompañar frecuentemente, pero consolar siempre.

Mis primeras palabras de hoy serán de reconocimiento, en primer lugar a sus familias, tanto presentes como a las que por diferentes circunstancias no han podido estar hoy acá físicamente, ya que son los que los han acompañado durante estos largos años de carrera, brindándoles un apoyo incondicional en los momento de cansancio o de dificultad, compartiendo momentos de alegría o de tristezas, éxito y frustraciones, para finalizar con este logro que hoy culmina y con el que ustedes comienzan a saldar sus deudas con ellos. Como padres sabemos del orgullo que significa tener un hijo que ha logrado un titulo universitario y mas aun si este esta relacionado con el arte de curar. De ustedes dependerá, con su conducta de acá en adelante, que ese orgullo permanezca y se incremente en ellos y en sus futuras familias, esposas o esposos, hijos, nietos y damas familiares y amigos.
En segundo lugar de reconocimiento hacia ustedes, jóvenes egresados, por el esfuerzo y la dedicación que significo llegar a este momento. Tendría muchas cosas para decirles en esta ocasión, pero solo me detendré en unas breves reflexiones
Recordarles que lo nuestro es una vocación, vocación de servicio a los más necesitados desamparados y sufrientes, que han de requerir de nosotros una atención psicofísicas integral, realizada con respeto, con dedicación, sin paternalismos, entendiéndolos, conteniéndolos, es decir involucrándonos con ellos, en pocas palabras humanizando la atención medica, siendo nuestro único interés su bienestar. Hay una norma que por conocida no deja ser cierta y útil: debemos tratar a nuestros pacientes como nos gustaría ser tratados nosotros, poniendo el corazón en lo que hacemos, alentando, acompañando y sirviendo a los demás.
Si bien la vida de estudiantes a finalizado, empiezan a partir de ahora, una etapa que es la de la capacitación formal teórico practica, que comienza hoy y termina solo con su retiro de la práctica de la medicina o con la muerte, tratando de aplicar todo este enorme bagaje de información teórica que les hemos tratado de dar durante esto años. Estarán apartir de ahora frente a personas con nombre y apellido, que sufren, que temen, que preguntan, que discuten, que se enojan, que navegan en la Web y se informan y de los que ustedes serán los responsables de sus problemas, ante ellos mismos y sus familias y en muchos casos su evolución dependerá en gran medida de sus conductas.
Somos consientes que al igual que en otros muchos aspectos de nuestro país, la etapa de capacitación no siempre se compatibiliza con una adecuada y justa remuneración económica, motivo por el cual no todos los que quisieran pueda acceder a ella, debiendo posponer o prolongar en muchos casos su formación, terminando siendo muchas veces deficiente. Sean exigentes con ustedes mismos y redoblen sus esfuerzos para lograrlo, estando convencidos de que la capacitación es la mejor inversión que pueden hacer en esta etapa de su vida.
Cualquiera sea el medio en les toque desarrollarse traten de hacer siempre lo que les guste, pero sabiendo que la clave no está tanto en…hacer lo que se ama , sino amar lo que se hace. Concéntrense no solo en la parte asistencial de la profesión, sino también compartan los conocimientos y experiencias que van adquiriendo, trasmitiéndolas a través de la docencia, y si es posible tratando de incorporar la fascinante tarea de la investigación, base de todo progreso científico, con la certeza que esta es la forma de mantener la ilusión y la alegría en nuestra profesión
Sepan que nunca es tarde para empezar una nueva tarea o realizar un cambio de rumbo, cualquiera sea la edad que tengan, y para ello les sugiero tener en cuenta estas líneas de autor anónimo que ha llamado Espíritu de Juventud : y que dice “La juventud es una condición de la voluntad, una cualidad de la imaginación y un vigor de las emociones, lo que significa un predominio del valor sobre la timidez, del ansia de aventurero sobre el deseo de quietud.
Solo se envejece por el abandono de los ideales, por la perdida del entusiasmo, por dejarse abatir por las preocupaciones, la duda, el temor, la desesperanza y la desconfianza en sí mismo.
No se envejece cualquiera sea la edad, mientras permanezca la capacidad de admirar las cosas, los pensamientos, los desafíos de los hechos, el apetito de lo desconocido y el goce del juego de la vida.
Eres tan joven como tu fe, tan joven como tu confianza en ti mismo, tan joven como tu esperanza, tan joven como tu capacidad para recibir mensajes de confianza, de alegría, de valor y de grandeza de los hombres y de Dios”.
Por ultimo, Jóvenes colegas, mantengan siempre sus valores, ejerzan su profesión con conciencia y dignidad, no cedan nunca ante presiones económicas, respeten el valor de la vida desde el mismo momento de la concepción, sean capaces del acompañar a los demás en una muerte digna y no se dejen vencer por la desesperanza de no poder hacer lo que creen debería hacer, en muchas momentos de esta maravillosa disciplina como es la atención de la salud.
No nos olvidemos que para esto debemos luchar a diario, no sea cosa que nos pase aquello que comenta San Agustín hace ya 16 siglos (430 dp de Jc ) y que mantiene aun hoy toda su vigencia y dice así ..a fuerza de soportarlo todo, se termina tolerando todo…..a fuerza de tolerarlo todo se termina aceptando todo,….a fuerza de aceptarlo todo se termina aprobando todo.
Tengan ustedes una cordial bienvenida, disfruten de sus profesiones, cuenten siempre con todos los integrantes de esta Facultad para lo que necesiten y Dios quiera que al final de sus días ustedes también puedan decir…si tuviera que volver a elegir una carrera, volvería a elegir esta como el primer día. Muchas gracias a todos ustedes y mucha suerte.